jueves, 23 de enero de 2014

HERIDES

Un día en el Nilo
dos cestos deposité
de mi sangre.

Moises compartido
por dos almendras,
no hay noche
que las aguas no bramen,
la tierra no cuartee
la semilla de un hijo...
que por amor se entrega
a pesar que las uñas nazcan
por dentro,
y se claven como agujas
de veneno.

Ll.Ll.

No hay comentarios:

Publicar un comentario