lunes, 13 de enero de 2014

CUESTIÓN DE PELAJE.

I

Mi colega de letras,
me dice...

Luisa,eres una Reina.

Qué hago entonces
pariendo
dos rótulas 
a tu recuerdo.


                                             II



Clesa en la estación
con estorninos dibujando jeroglíficos
a ritmo de música de discoteca

en un cielo de ceniza volcánica
con las primeras gotas de Enero.

Clesa a la sombra ovalada de un reloj modernista
que parece que le abre los brazos
para envolver su concha mutón.

Clesa y...

Un gato que asoma entre la maleza,
dos a continuación,
tres.

Esto se pone feo y esperpéntico,
será que tengo pinta de comida de supermercado para mininos
o llevo una feromona egipcia
adherida como un chip.

Clesa atemorizada piensa que ellos están acostumbrados
a una ama similar que les sirve desayuno de arenques y broches,

y se aleja de ellos mientras la miran beneplácitos.

Falta un cuarto de hora
para que el ferrocarril inicie su andadura de cruces 
y chimeneas azulejeras glaseando el paisaje.

Clesa se mezcla entre la gente,
pasajeros apoyados a paraguas,bastones y pared.

Y la comitiva peluda...

Primero uno,luego dos,al tercero no le dio tiempo cruzar la vía,

se sentaron bajo sus piernas en una banco de pistilos,

Clesa resignada reflexionó:

-Su olor aún esta en mi piel,
a pesar de habitar otra atmósfera,
a pesar de traicionarle con otro cuerpo,
a pesar de todo.

Muy a pesar mío
me ha estigmatizado a su club de anonimato feudal.

Cariño, ni veinte siglos de duchas
te alejaran de esta peste agónica,
pues, todas somos de sexo femenino
de un ronroneo
se pudo escuchar.



Miauuuuuuuuuuuuuuuu.






No hay comentarios:

Publicar un comentario