sábado, 27 de abril de 2013

DOS MEJOR QUE UNO.

Las cosas sencillas
forman parte
del día.

Tiempo
cronometrado
de nuestra
existencia.

Planchar
la camisa
en la mesa,
beber agua de lluvia
y pelar
naranjas con los dedos.

Por eso me enamoré
de tu sencillez
estrellada,
tierra en tus uñas
y la piel escrita,
por la maleza
al podar el árbol.

De tu sonrisa
complaciente
cuando guardas las monedas
en un tubo de pastillas
y esos rosarios
que parecen manzanas
colgantes
de las ramas.

Te amé viento,
intangible
polinizando
con tus besos
mis poros.

Me gustan las cosas
simples
las paredes blancas
y una flor
en jarrón
de plástico.

Sorber con ruido
la crema caliente
y rascarme la cabeza
en público.

Por eso
me enamoré
perdidamente
de tu lado
sin poder
retener
tu entero.

Tú meditas,
yo grito,
tu autocontrolas,
yo soy impulso,
yo fuego
que respira
oxígeno
y tú
anhídrido
en un solo cuerpo
en vena
cuando hacemos
el amor.

Sencillamente.
                      LLUÏSA lLADÓ

viernes, 26 de abril de 2013

PULMONIA DE LLUVIA

Tú,tienes mundo.
Yo.
Solo palabras.

Cuando llueve
arroz-agua,
los huesos
y las farolas
se rompen.

Con un paraguas
volcado
hacia la noche.

Varillas
que encierran
mi cabeza
para proteger
del aire
a rachas
el pensamiento.

Bonito
pensar,
que...
Por primera vez
en mi vida
contaba con tu mano,
cuando
mi salón
se transvestía
de selva.

Las madugadas
atravesando el río
a nado
con mis brazos
por remos.

Dormir con dos pijamas
para creer
que eres tú:
abrazo.

Suelo poner más pasta
en la olla
y me sobra tu plato.

Esa locura cocinada
de tus músculos-olas
rompiendo
la cala
de mis rincones.

Siendo pecho,
espada,
techo basculante
a la tormenta
que desenredó
mis venas (Idea de Alonso Vicens)
en llegar,
abrir la puerta,
girar la llave,
y,
el perro
de la soledad,
ladrar.

Zapatillas expectrales.

Y seguir caminando
a través de las paredes.
 

          Lluïsa Lladó.


miércoles, 24 de abril de 2013

LA OFERTA DE LA SEMANA...

Nunca he entendido
la cara de clon
de los actores galos
en las vallas publicitarias.

Comprendo
y asumo
que en todas partes
la lluvia
ácida
riega
el campo.

La necesidad
de ir
al Mercadona
para buscar,
una sonrisa
en la caja
de turno.

La mirada
de los ojos,
directa,
como un bolígrafo
que se enciende
y se apaga.

A la gente
cuando traiciona,
una tarde
dominical.

Y vino
y rosas
y libro,
una batalla,
devenir
incierto.

Sobre un mantel
volaron
pájaros
de porcelana.

Para dibujar
en mi tez
tu nombre:
Dragón Rojo,
el tatuaje
imborrable
de tener
más miedo
al amor,
que,
a la muerte.

Me levantaré
furtiva
de la soledad,
lamiendo,
el sudor
de la noche.

Y buscaré,
el saludo
de una cajera
con cara
de chocolate
por un euro.

Así es la vida...







domingo, 21 de abril de 2013

TREN DE CERCANÍAS.

la mudanza se inició
cuando percaté
que era feliz
sin tu presencia.

Un baile de máscaras
donde los muebles
se disfrazaban con sábanas
y las cosas
carnavaleaban
en cajas de cartón
y plásticos.

las caretas
vieron
como la vida
fue una vivienda
vestida
de recuerdo.

Y los dos
con una cortina veneciana
a los hombros
viendo arañas
en el techo suspendidas.

Iniciamos un cambio.

Ahí quedó
la maleta de un hogar
lleno de aire:
respiración,
jadeos
y bostezo.

Y tus ojos
en medio
de Río de Janeiro
se despidieron
sellados.

Te dije:

-¿Marchas conmigo?

Y volvió mi pulgar
a la autopista
en busca de otro coche-viaje.

Una flauta,
un perro mestizo
y el corazón
en una roulot  de enseres.

Con tu presencia
fui feliz
lo suficiente
para iniciar
la muda.

Gracias compañero,
tren de mercancías.




jueves, 11 de abril de 2013

DE MUTUO ACUERDO.

Los rinocerontes son
amigos del pájaro.

Y el tiburón solitario
con la sombra alargada
de su musa,
navega.

Relación simbiótica,
de la piedra
que enciende
el mechero.

Así somos
tu y yo
sin olvidar
que hasta la naranja
precisa
del mimo
de la abeja,
punzón.

Para metamorfosear
la flor
en
fruto.

Quién  dice
que el amor
no es
un hipotecado
en redes sociales.

Y puede travestirse
en amigo.

Paciente
espera en la camilla,
la operación.

Respirar
sin aire
y los depredadores,
los fuertes,
siempre
tienen una herida:
Aquiles.

No olvides
el paraguas
por si llueve
en el túnel de lavado.

Proteger con mis manos,
tu cabeza,
y sanar
tu espalda
a base
de almohadas
canela.

Mi propósito.

Payaso que anida
en la anémona
por miedo
a las mariposas.

Punto.
Lunar.

Satélite
que rota
sobre tu pecho.

No quiero ser tu dueño
solo
deseo vivir
de mutuo acuerdo.



miércoles, 10 de abril de 2013

LA GRANDEZA DE LAS PEQUEÑAS COSAS

La humildad es la cena predilecta,
dos hogazas
con la rúbrica
en aceite de oliva.

Sal
sobre la firma
y el tomate
a ruedas.

Lo aprendí hace lustros
cuando el esmalte
despareció de mis uñas.

La cara lavada con jabón de coco
aprendiendo
a dormir de pie
como los elefantes.

Y a lustrar los colmillos
con pañuelos reciclados.

La sencillez
del silencio
en un vaso de vino,
aceitunas pardas
y libro de poesía,
felicidad.

A comer en los bordillos de la acera,
sonrisa,
indistintamente,
buena o mala
al enemigo.

Pasear mis peces
en la orilla
y crecer en el Mediterráneo.

Hablar en el vagón
con la gente
del tiempo:soledad
y amarrarme fuerte
en el metro.

Aprendí a tener mucho
con menos.

A compartir bolsas
en el supermercado,
degustando
el fuet
con una señora paquidermo.

Y no olvido
y no olvido,
mi memoria
sigue
intacta
con menos maquillaje.

A quitarme el corpiño
de la moral
y el lenguaje 
gangrenado.

Soy elefante
en busca y captura,
africana,
india,
que morirá
donde rugen los leones. 

Sin olvidar
que no olvido
como morir.

Dejadme
en estampida
desfallecer
bailando
sobre la cuerda
floja.

Mientras
mis manos
abrazan
el pan
amb
oli
i
sal
amb
all-i-oli
illa.








martes, 9 de abril de 2013

EL BOLERO DE RAQUEL

Siempre la duda
envuelve a Raquel 
en una boa
de plumilla.

Un Diciembre
una prenda celeste
en un maniquí
de hombre
la sedujo.

Era un tricot
esponjoso
a rayas horizontales
como dos cuerpos
amándose
en la chaise longue.

Tonos grises
salsa en línea
y angora.

Vello albo.

Y olor masculino,
el ambientador del comercio.

Pero...

Dos calles más arriba
en un escaparate
sus ojitos se habían embriagado
por una sudadera.

Logos yanquees,
pasos cubanos
y números.

Vello oscuro.

Y el sopor varón,
la fuerza de su textura.

Raquel se los prueba caprichosa
a destiempo,
nunca marcó bien,
el paso.

Por muy escandalizada que esté
la dependienta Rusa de uno
y la Ucraniana del otro.

Un par de tallas,
grandes.

Fetichista
goza
con su tacto.

Ay...

Siberia
si de visita acudiera
en forma
de borrasca.


Quedando nevadas
la ciudad,
los garitos,
las sombras
Raquel
los vestiría
en el perchero epitelial
de su cuerpo
ahora que
verano
asoma
en forma
de camiseta.

Sexo a tres bandas.

Raquel adicta
a la moda
y presa de su indecisión.

Con su patología 
a cuestas
revive
cuando la puerta
mueve la campanilla
que anuncia su visita.







sábado, 6 de abril de 2013

VIDEOJUEGO LIFE

Abría la maneta del grifo
y se mojaba
las manos.

La trenza rezaba
en canasta
y una goma
de un paquete de galletas
la cerraba
en un beso
ahogado.

Cogía su mochila
y planchaba
el uniforme
con los dedos,
tenacillas
de carne.

Luego buscaba
a su abuela
pero ella
huyó
en una ambulancia
del Samur
para no volver.

Nunca se despidieron.

El colegio
son dos semáforos
y una carretera.

La poesía,
su sombra.

Ella nunca habla con nadie
juega con tapones de botellas
y oye como cantan
desde una ventana-cumpleaños
las niñas-espalda.

Cuando el botón no es abrochado
por nadie
y la nada
te acuna en una cama compartida
por un abuelo ludópata.

Cuando para apagar la luz
uno se levanta
y regresa a las mantas
a oscuras.

Una se enamora de un papel
y un bolígrafo
para inventar una familia
y un cuento
con perdices
envasadas al vacío.

Ahora que la melena
fue barrida por la peluquera.

Y las venden
en la sección de congelados
de una ciudad exiliada.

Aún sigue buscando
el regreso de la sirena
que le devuelva a su yaya
y escribe estrofas
sin partitura:

-Camarero,
sirva otra copa más.


SILBA VIA

Sigilosa Dama
viste de rojo su pelo.

Llegó con su terciopelo azul
y en la entrada del Casino
pétalos de cisne
iluminaban
la moqueta granate.

Ella siempre lleva la corona en el bolso
y en un bolsillo
el beso que le robaron.

Grande.
Diva.
Hechizos con su baile
al hombre de la chaqueta
con solapa.
y sombrero.

Silvia tiene nombre de tango
y guarda
en la última calada
de su cigarro
el libro
de un amor
de costura
y puerto.

Argentina te llama
del ritmo
húmedo desde el Atlántico
lo dicen las venas 
de tus pasos. 

Un,dos,tres.

Rastro dibujado
sobre la baldosa
de un camino
que escribe
versos
en el suelo.


Música
y el ventilador,
flores de una boda
de arte
de abertura
caprichosa
de una falda de raso
pues,en el silencio
del compás
timbal
un arrabal
queda escrito.

Cuatro,cinco y seis.

Emerges Venus
de la cortina
de cuentas.

Y vuelta a nacer.


miércoles, 3 de abril de 2013

EGO MATER.

Nos enseñaron amar a nuestras madres
a honrar al padre
delante de la lápida.

A recoger las migas
en señal de duelo
cada vez
que una rebanada
era devorada
por la pala
y una lengua-escoba.

A comer todo el pollo
y sorber
la sopa en silencio.

Y como no me gustaban las alitas
nunca aprendí
a volar.

Nos enseñaron
a sostener en dos tacones el cansancio
y la espalda recta
a la rotonda del olvido.

Pero a querer
en forma de abrazo-lluvia.

A besar la frente
circunferencia
con dos brazos.

Nunca.

Por eso dejo el plato inmaculado.
La carne trinchada
y no hablo
con la boca llena.

Pero a querer
enferma de mimos-ausentes
una más que vivir
muere.

Te olvidaste Señora
en la escuela de tu cartilla
el corazón en la mesa.

Demasíadas armas
y muy pocos besos.

lunes, 1 de abril de 2013

VIENTO TERRIBLE Y SOL DE COSTIPADOS.

De madrugada
de vigilia mi cerebro
y lanzas un cóctel molotov.

Sin importar
los daños colaterales
la sábana
quedó salpicada
de masa cefálica,
fragmentos de mi sueño
en esquirlas
punzantes.

Debo partir
rumbo a casa
y dejar la concha
que
ha sido
mi morada.

Los cangrejos
amanecemos
en la playa
con nuestras tenazas
sumergidas
en agua
y  arena.

Ermitaña
sin vocación monjil
que acabará en el cenicero,
seca
de un souvenir de Benidorm
o en un crema
deshidratada.

Va y lanza el dardo
a deshoras
perforando el estómago cerebral
en yagas.

A las dos de la mañana
te citas y debo ser la primera
en saberlo
comiendo mis tripas.


Una hoja
caduca no siente nada
cuando es arrancada.

Eso eres tú:
Otoño.

Por eso llora salvia
mi tallo desgranado
pues tengo vida,
soy verde.

Y no inmune...

Primavera.

No me lleves al jarrón
que aunque rota
hasta en la tierra
en el rocío,
la hiedra
florece
en raíz.

Molusco.
Nácar.
Resurrección.
Metamorfosis.
Cambio de planes.

Araliaceae.
Necora.