jueves, 5 de diciembre de 2013

REPLICA.

Querido cuentista
mi hacha hace tiempo
que se vendió en Cash Converse,
las cabelleras las guardo,
son mi relicario
para no olvidar que los Indios
viven en reservas.

Y los vaqueros,
en la hoguera de la Santa Inquisición.

Odiar no sé,
se me nota,
y aunque parezca un autómata
te aplaudo el buen gusto
de tufo felino de animales descarnados.

De quién hablabas ciertamente,
de mi esperpento,
lo dudo,
soy como el mármol de pesada
pero tengo sentimientos tendones
capaz de sujetar la bola del mundo.

Que necesidad de quemarlo todo,
y subirte a tu house-árbol,
no prefieres Saturno
ya que eres el Elegido.


Cuando agonizaba en mi isla,
cogía veloz mi auto,
me escondía en un bello paraje
de Santa Ponsa,
dicen que allí desembarcó Jaime I.

Pobre Polichinela
de corazón liláceo en el rostro blanco
tropecé con tu corona.

Qué cosa más peculiar,
el intento de resucitar un zombie.

Y si sabes que estás maldecido
deja vivir el bosque
que mi morada se abre con una campana
sin pinchos
sin aullidos
sin objetos cortantes
y me merezco ser feliz
por penitente
de culpas pasadas.
                                     Ll-Ll.



2 comentarios:

  1. Ya se que vendiste tu hacha cash converse ,y que coleccionas castelleras.
    Quien busca a quien??El marmol o el zombie?Cuentista por estár maldecido o por intentar resucitar zombie??Que vivan los 2 en paz.

    ResponderEliminar
  2. Vende lo que quieras.
    Cámbiate de casa.
    Búscate el Ego en tu interior.
    Juega con arlequines y polichinelas.
    Haz lo que quieras.
    Pero...Por favor...
    No nos prives de tus letras...

    MAGNÍFICA OBRA!!!!

    Saludos.

    ResponderEliminar