viernes, 27 de diciembre de 2013

YUCA

      I

Ya tiempo hace
de victorias y treguas
y siempre tu voluntad de hacer bien las cosas
se coloca con la rebeldía de mi viento.


   
         II


Una tarde,un día azul teja
una frenada madrastra
devoraba el ánima de Yesca,
a la vez y sin saberlo
del botón de una margarita nacía una bola de lana,
desconocemos la magnitud de las pérdidas 
y el dolor causado,
pero siempre el destino
nos trae un ladrido nuevo,
coqueta y temerosa de los petardos,
que vino a derrocar el recuerdo inolvidable,
Yuca fue la estrella que iluminó una casa
que un día se quedó sin bombillas.

      III

Yuca es voraz con la vida,se acurruca sobre su ama
y le encanta tragar taloneras y medias,
luego le duele la tripa y la veterinaria
ha llegado a pensar que el pobre animal
en el estómago tiene una mercería,

cuando va por la ciudad la cautela siempre la acompaña
pero últimamente ha descubierto los descampados
y la libertad estragos hace,

agotada contempla la rareza de las cosas
y en ocasiones debajo de la cama y trémula
huye despavorida de los truenos.

Yuca es la mascota
de mi compañera,la cual lucha con conciencia 
por el maltrato animal,
ella es valiente,limpia jaulas,exige la adopción de los perros
y se pone enferma frente cualquier injusticia,
sea de persona como con mascotas.

    IV

De un tiempo a esta parte 
he conocido a gente querida 
que comparte su soledad con estos bichitos 
de juegos y travesuras.

Yo soy alérgica y la poesía no me produce
ni erupciones ni asma,
no me importaría tener un gato,
que se sentara a mi vera las tardes de invierno,
pero que no fuera ni triste ni azur índigo
como cantaba Roberto Carlos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario