miércoles, 18 de diciembre de 2013

ALMODOVORIANA

             I
Ojalá supiera el nombre
de las tapas de las cosas

y la causa del esternón adosado
se instale costilla a costilla,

vecina de esta insensatez
que no sé definir por defecto.

          II

Sólo

igual que la muda viste de escamas
cada perla de su muerte 
en forma antiparasitaria,

pero, no de sentimientos.

          III

Cuando tu hombría aparece
y siento tu virilidad creciendo río
en un cerrojo.

se transforma esa calma innata
de ver catalejo su estrella,

cráter y lava se vuelven tornado
y siento tus manos apretando mis silencios glúteos
articulados de música sin notas
de ritmos descabellos.


           IV

Cuando siento tu cuerpo sobre el asfalto de mis juntas
y me arrodillas clavada en un sofá cama
como un sol sostenido de franela y moras del bosque

que no sé como he podido respirar
sin la partitura de tu alambrada.

            V

Ese torneo que me desboca en la cacería de pensar 
que te amo más que debiera
y que existe una unidad polisemia,

cuando nuestros cuerpos desnudos
danzan primitivos, según la impostura y la luz del flexo-astro
que ilumina el tiempo del transporte público
y yo callo oleaje, Cala Mayor.

Nacen sonetos 
y pareados tobillos riman con sinalefas muñecas,

flor pezón de la jardinera de una autopista,
que se abre a varón y una rosa de ingeniería genética aborta,
psicotrópicos con sabor a fresa para olvidar el tiempo
en un laboratorio garaje,
con cristales con adhesivos de piedras,

átame a tu cintura
siente 
como yo siento
el edén que nos llevará con Dante.


Nace un nuevo medicamento que salve la orbe,
un pétalo, 
un protozoo,
un relato,
un guiso de abuela,
un golpe de estado proletario,
un afluente,
cuando la aspa del molino gira
sexo con sexo.

Lluïsa LLadó.




1 comentario:

  1. Átame a tu cintura,siente como yo siento,
    Antiparasitaria, exterminadora de bichos.
    Me ha encantado.
    Un beso.

    ResponderEliminar