martes, 12 de noviembre de 2013

RUTA DE VUELO

            I

Él deseaba amarla
pero ante su incapacidad
aseaba los platos níquel
y con un cepillo barría su eco.


          II

¿Qué es para ti el amor?

Ancianos sentados en un banco,
da igual que no sepan
ni como se llaman:
Alzheimer y Rosa sorda.

Yo y tú.

En una silla de ruedas
y cuidarte hasta el fin de la madeja.

         II

Amarte es dejarte libre Isla
para que al sentir la lava sin nombre
te conviertas en continente,
es
abrir la puerta de mi coche
y ver como te alejas
de mi vida.

Por eso limpio la vajilla
y cuido de ti en la sombra,
con una escoba barro mis restos
y dejo que las palomas
devoren las migas de mi sacrificio.

        IV

Madre nunca os hago concesiones.

He conocido a alguien que es un tornado

Supongo hija
que no es poeta
sí es así, olvida,
tenéis líneas divergentes.

Supongo hija
que solo has tomado un café y punto.

Somos señoras (el honor)
no olvides tu estirpe.

Madre usted ha leído Tirant-lo-Blanc,
pues, fue con dos de azúcar,
leche templada
y aparte.

       V

Dos días de velatorio,
paciente inglés que cuidaba a la enfermera,
cogiste del osario todos los huesos
y como en un dómino
fuiste abriendo camino.

Luego de las manzanas
de sus venas dibujadas
compusiste los tendones,
el músculo lo arrancaste de tu pecho
y creaste a tu imagen y semejanza:
El dolor,
habías creado con retales
una mujer que dormía
de espalda sin alas a tus ojos.

Ni las plumas del edredón
pudieron salvarla
y retornarla al cielo,                         

Ícaro podía más que él.

                 VI

Un avión con aerofagia
surca el azul
haciendo nubes tímidas
destino Berlín
y la primera sirena de la mañana 
sale de tu boca:

Luisa,una pregunta:

-Yo no soy ya tu Muso.

Mis párpados
fueron balas
que atravesaron el depósito de combustible
de la ruta de vuelo

y maquillados 
mostraron los colmillos de dos consonantes.

Te pido perdón...







No hay comentarios:

Publicar un comentario