sábado, 9 de noviembre de 2013

DEDICATORIA NOCTURNA

Me niego a ver como la lavanda se seca.

Como detrás de la cortina
aguardas candil en puño.

Penélope no es estirpe de tu ralea.

Eres de las que esperan de pie la lluvia
y floreces en libros perfume.

En la playa con botellas sin mensaje,
reniegas de la nao
que te lleve a otra isla.

No,no, protesto al hombre de cera
que consume fotos reveladas

Lilhit dos primaveras
no merecen tanta luto.

Hoy anunciaron nieve en Praga
y que hay amores que se asemejan a la langosta
y son surimi de fábrica.

Eternos amores que nos vuelven lagos
y cemento.

Y mereces ser feliz compañera
porque somos de ralea
y esperamos la lluvia
con las manos abiertas.

Poesía.

Lluïsa Lladó.

Dedicatoria nocturna.

No hay comentarios:

Publicar un comentario