domingo, 20 de octubre de 2013

POEMA Y OTRAS FRITURAS.

Retirada
del fuerte y la trinchera.

Llevar algodones en la supura
de tanto llover de pies a cabeza.

Las cucarachas permanecen inmóviles
cuando las pulverizan con rocío químico,
silenciosas,
cobijando sus entrañas 
a la espera de ser devoradas
por las hormigas.

Los sentimientos,
tripas crujientes
como el papel acharolado 
en la suela de una trekking.

Vivir,o morir,
quién desconoce
esa máscara de insecto
que como africana 
renuncia al hedonismo mundano
que se esconde tras tu cabeza.

Yo quisiera amarte,
desortijar cada ángulo de tu boca,
como la pata trepar en tu vértebra maldita,
la que escode médulas de música
Me hablas en sánscrito
y yo apenas reconozco el alfabeto de tus dientes,
quisiera ser esa cucaracha,
que mora escondida
bajo el mueble de tu cocina,
llena de utensilios que no sirven para nada,
verte en la penumbra
desde la abertura de una lámina
semidesnudo y descalzo como recorres los cuadros baldosa
y cuando marcharas,
escalar la silla monte
y sorber el néctar,
que ha quedado impreso de tus labios ballesta.

Con eso me conformaría,
ser una voyeur.
desde la taza desfallecer
y sentir que he escalado hasta el Himalaya
como un orgasmo Byron.

Regresar a mi guarida
rápida e instantánea
mientras peino mis antenas.

Parir una cápsula de ninfas
que inpiran poesía fotofóbica.

Y amar tú en silencio
la ignorancia de mi existencia.  Ll.Ll.

2 comentarios:

  1. Me encantaron tus versos traslúcidos, repletos de resortes. Magnífico, amiga María Luisa.

    ResponderEliminar
  2. me gusta esta forma tuya de escribir....

    ResponderEliminar