sábado, 5 de octubre de 2013

LUZ

                   I
Se enamora con potencia Newton
y un periodo menstrual le dura la congoja
del duelo de un cuerpo
dormido al lado del contrachapado.

Amores de melanina
tan frágiles
que apenas llegan a mobiliario de estudio.

Fue el tránsito necesario
para cambiar de estación el ropero.
                    II
Alguna vez el viento
del secador le trae su  recuerdo
y el cable conduce una electricidad
que viaja a  través de edificios,
asfálticas tensión,
vatio borracho,
hasta el enchufe
de su baño de pueblo.

Como dos ojos negros esperando las clavijas,
la corriente de una máquina de afeitar,
y,sin saberlo,aparece detrás del portero.

                      III


Música breve y electrocutada 
volvemos a ser 220 voltios,
sin preguntarnos que desayunaste la mañana
o si llovió lo necesario para que las setas nazcan en la sierra del Espadán.

Me dices que no te gustan los besos,
y nos fusionamos, nuclear de mil amperios.
                   IV
Luego de noche
ella se levanta en la penumbra y en el sofá
como una lampara sin bombilla
es viajera de espectros,
de puntas , regresa al lecho,
ve el brazo amante como busca termal el calor
de su sudor.

                      V
Me buscas pero ya no estoy,
por qué operario de Iberdrola,
enciende calderas
y otros aparatos electrodomésticos
porque somos iguales
porque la batería de un móvil sin red no funciona
porque nunca estuve.

                              Lluïsa Lladó.





No hay comentarios:

Publicar un comentario