domingo, 8 de septiembre de 2013

ADICCIÓN POEMARIA

Siempre amé
de un modo nocivo,
era
pura
cola
de zapatero.

Pringaba
objetos
y quedaba
adherido
el todo
de las cosas.

Avisos,
en los cristales,
y paradas
qué quién osara,
cometía
la cadena perpetua
de la locura.

   II

Viajar conmigo
nunca fue
fácil.

  III

Los bordes
oxidados
y el tétanos
el perfil
de mis besos.

Mudo de piel anaconda
y quemo
siempre los rastrojos
en cada
poema,

la adrenalina
corona la cima
y ansias
de letra
y signo de interrogación

son caminos
con baches
y  jaulas
abiertas
para que los pájaros
aniden
en las hélices.

  IV

Resina
del árbol
que produce
ceguera,
parálisis
y muerte.

  V

Chicle
entre
dos páginas
en blanco
en estado
catalítico
de una copa
que no para
de virar
contra
el sentido
de la rotación
planetaria.

   VI

Un día
me dijiste:
-Tú eres un pez
y yo, una rana
y por mucho
que se quieran
ese amor
nunca será
compatible.
                                







No hay comentarios:

Publicar un comentario