lunes, 1 de julio de 2013

GAME OVER

De niños
jugábamos
en el campo
de cañas
y renacuajos.

Siempre
apasionados
perforando
con palos de helado
los grillos,


con peleas
espartanas
sin mesurar
la fuerza.

De adultos
aún nos enzarzamos
en riñas gatunas,
pero...
Desde hace un tiempo
amigo mío dices que no soy la misma,
desganada ya no deseo
jugar.

Mi cabeza
era una isla
poblada de palmeras,
dátiles fecundaban la tierra
y una noche
un viajante
fue un tornado
que demolió
casonas
y olivos.

La mente
ha inicíado
la reconstrucción
con obreros
de un euro
la hora,
con tablas
y tallos
engendrados.

Amigo
la niña no quiere jugar,
tenías razón,
está despertando felina
de el huracán
Mujer.

El juego ha terminado.


No hay comentarios:

Publicar un comentario