lunes, 1 de julio de 2013

SOLO VIVES PARA LOS DEMAS

A ocho metros
bajo tierra
y con alcohol

las cosas
se ven mejor,

las despedidas
viajan
por el conducto
del aire acondicionado

y el último baile
se sostiene
en un tacón
verde.

     II

¿Cómo puede
fingir el amor
ser amor?

¿Vestirse
de negro
en una ceremonia mortuoria?

¿Cómo puede
sonreír al espejo?

Mudarse de piel
y  una corbata
iluminar su cinismo.

     III

Con cara de hipocampo
una,
hambrienta,
aprende
a descalzarse
de salón

y andar
tumbada
en el mausoleo
de sus ojos.

   IV

Desayunando
decisión
con achicoria...


   V

Las sábanas

recién lavadas

por el desagüe:

Tu sudor


Tu saliva

Tu hombría

Tu nada.

De ti

ya no quedan restos

la comisura

se borró

del vaso,

solo,

una herida

de gangrena

que mutila

la esperanza.
       VI

Subir a la superficie

será lo adecuado

descolgando

cuadros lilas


para reposar

después de la lluvia

en la mesita de noche

y así pensar que nunca,

nunca fue,

lo nunca existido.
                                          Lluïsa Lladó.



No hay comentarios:

Publicar un comentario