lunes, 10 de junio de 2013

EPOCA DE NISPEROS.

Como secar de estas juntas
tus palabras
que derramadas
por el terrazo
se confunden
con piedras
que fueron
montaña.

Aún las semillas
yacen húmedas
por tu lengua
en el cubo de basura.

Y la toalla
mal plegada
muestra muecas
de indecisión.

Sobre el rizo verde
descansa un cabello.

Y mis pies intentan
pisar las huellas
del plato
de una ducha
que limpió
el delito
de amar
sin fronteras.

Plantaría los huesos
en una maceta
si supiera
que el perdón
de sus hojas
brotara.

Pues las apariencias
engañan
y hay bosques
de secos
troncos
y flores pintadas
con más vida
en brazos
tatuatos.

No morir
por usted
simplemente
incombustible
renacer.

Pieles de níspero,
secuelas
de la metamorfosis
y tu silencio
descansan en paz. 

Hoy compré
en la perfumería
una cuchilla
para rasurar
la falsedad.

              Lluïsa Lladó.






No hay comentarios:

Publicar un comentario