jueves, 11 de abril de 2013

DE MUTUO ACUERDO.

Los rinocerontes son
amigos del pájaro.

Y el tiburón solitario
con la sombra alargada
de su musa,
navega.

Relación simbiótica,
de la piedra
que enciende
el mechero.

Así somos
tu y yo
sin olvidar
que hasta la naranja
precisa
del mimo
de la abeja,
punzón.

Para metamorfosear
la flor
en
fruto.

Quién  dice
que el amor
no es
un hipotecado
en redes sociales.

Y puede travestirse
en amigo.

Paciente
espera en la camilla,
la operación.

Respirar
sin aire
y los depredadores,
los fuertes,
siempre
tienen una herida:
Aquiles.

No olvides
el paraguas
por si llueve
en el túnel de lavado.

Proteger con mis manos,
tu cabeza,
y sanar
tu espalda
a base
de almohadas
canela.

Mi propósito.

Payaso que anida
en la anémona
por miedo
a las mariposas.

Punto.
Lunar.

Satélite
que rota
sobre tu pecho.

No quiero ser tu dueño
solo
deseo vivir
de mutuo acuerdo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario