lunes, 25 de marzo de 2013

SEIS DÍAS Y TRES DEDOS Y MEDIO.

Dónde está la fórmula
para vivir sin tus besos.

La piel de melocotón
que envuelve
tu cintura.

Como la pana
del pantalón
con la cremallera abierta
a tantos deseos imposibles.

El perfume afrutado
de tus escamas,
serrín
a punto
de incendiarse.

Prendiste  la mano,
oasis,
desterrándome  ciega,muda y sorda
donde viven
las estatuas de sal.

Dónde está la llave
del candado de mi ansia,
seis días de funerales
y el olor te trajo
a la víctima.

No concibo la existencia
sin su tórax,
radiografía
de un corazón en huelga.

Enseña a olvidar
almíbar,
ternura
y celos
y da la paz
que no tengo.

Vino el espíritu abogado
y separación de bienes
que se fueron.

Un tendedero,
una fiambrera al vacío
y un euroconector.

Vestida con el polar fresa
que regalaste a mi pecho,brazos y espalda
plaño
y con un dedal
pretendo vaciar el océano.

Nectarina,
ciruela
y mucho mas hueso
que carne,
que ruido.
de añoranza
de soledad
cuando te conducen al paraíso club
y muerdes la fruta de silicona.

Para descubrir
lo importante que eres
en seis días de calvario.

El enemigo se encuentra
en mi interior.











No hay comentarios:

Publicar un comentario