viernes, 8 de febrero de 2013

EL ESTANQUE DE VALLE-CAS

Mírame como a un sapo
respondió
desde la charca.

Y ahogada en otra botella
patiné
por esa sexualidad dual
que siempre
derrama
sobre la falda
en forma de sopa
de ancas.

Títere de las circunstancias
exprimo las miradas
en un zumo.

Me asomo a los nenúfares
televisados
en la lente de sus gafas.

Las arenas movedizas:
el lodo de sus desprecios
que oyen su croar
sobre mi cuello uterino.

(Como si de una revisisión ginecológica
se tratase).

Rana que come carne o pescado,
y esclavizas
al odio
de amar las cosas:
los chicles,
un peine,
y todas las mirillas
de ninguna puerta.

Soy junco anudado,
el batir de las garzas
cuando trituradas
acaban siendo hamburguesas.

Plancha esta colina
o arroja al mar
mi cuerpo
de renacuajos.

Reconoce
o muere en el engaño
de vivir casados
en una falsa,
apuesta de bonoloto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario