jueves, 14 de febrero de 2013

COCO RAZONES

Amado mío
hierve en el cazo
la cena de tu olvido.

Amado mío
de luto
se ha vestido la cortina.

Dormitorio sin luz
y doce botellas de cerveza
huecas
por vela.

Amado mío
me siento la carta de embargo,
la multa por arrancar
la flor del parque.

Y leo en su imprenta
golondrina
que ahora viven en un vertedero.

Sin cáscara
ni carpeta.

Folio humedecido
por el charco de lavar
en el fregadero
un solo vaso,
un solo plato,
un cuchillo
de sierras Andinas.

Amado mío
quemé el guiso,
la camisa de nylon
y ahora
espero la melodía
de Rita
mientras
el agua cuece
tu último ramo de flores
un manojo de acelgas
y espinacas.

Amado mío.
Amada mía.
Y sin embargo de nada ni de nadie.

     Lluïsa  Lladó.


1 comentario: