viernes, 7 de diciembre de 2012

UN BESO EN NEW YORK

UN BESO EN NUEVA YORK.

Un beso.

El imprevisto,
vestido de frac
y pajarita.

El de la despedida
con malicia
y disimulo.

El beso.

El torrente en cascada
naciendo de nuestros labios,
comisuras como arcos
que buscan el triunfo
de un silencio
orquestado.

El beso.

En un coche con las cuatro luces
de nuestros ojos
en intermitente.

Un motor
con arritmia cardiaca.

Un beso largo
como el hilo del tendedero
colmado de un jersey a rayas,
un pullover plata
y tus manos deslizándose
como los trigales
mecidos por el eco.

Un beso.

Con serpentinas
y purpurina,
inesperado y traicionero.

Que astuto y paciente,
sorprendió mi boca
la misma que dijo:

No hace falta argumentos,
el brillo de tu pupila
pintó de fucsia
las uñas mordidas.

Caí en la red,
me amarré al tronco de tu cuello.

Y  reí a carcajadas,
aspirándolas con un beso
certero y suave
que me enmudeció.

Loca,
descolocada
y mareada.

tráiler de película
de acción.

Piñata.

Llena de besos.




2 comentarios:

  1. Me gusta esa piñata llena de besos, gracias por compartir.

    http://rodaryvolar-carmen.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  2. Gracias Carmen a veces una gran historia de amor dura lo que duraun beso.

    ResponderEliminar