martes, 11 de diciembre de 2012

Mª ANTONIETA DE RONDA

La poesía es mi mejor amante
me satisface
y no me pone los cuernos.

Besa con franqueza
colocando la llama
en cada vela
del aparador.

Abre las páginas
de las lonchas de queso
y duerme con pijama de letras
en mi lado derecho
de la cama.

Poesía canta al oído
con la ducha-catarata
y aparece bordada
en la toalla
con hilo azul.

Ella se enoja...
A veces viene un hombre
con faltas ortográficas
y daga.

Que llena el vaso de vino
hasta el maremoto
y celosa  Poesía
aparece con forma de mujer
en un duelo
de ojos.

Derramada la copa
él manchó mi cuerpo de burdeos
embriagando la mente
para colocarla
donde había planeado:
la guillotina.

Perdoname Poesía,
la fidelidad no es mi métrica,
abre la puerta
y concedeme el deseo
de dormir esta noche contigo
sin cabeza.

                                    Lluïsa Lladó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario