jueves, 13 de diciembre de 2012

LAGARTO,LAGARTO.

Caprichosa siempre quiso
tener un bacalao
en la pecera.

Ponerle un collar
de perlitas rosas
y rímel en las pestañas.

Coqueta coger
el pez por las alas
y llevarlo de fiesta.

Es tan salado el zafio,
tiene una piel
similar a la víbora.

Que bonito filete
en carpaccio...

  
Caprichoso siempre quiso
tener una pantera
entre las piernas.

Ponerle una pócima
de barato
vino de mesa:
garrafa de cinco litros.

Sangre de toro.

Es tan suave
su pelaje de felina
similar a la alfombrilla
de mi coche alquilado.

Que placer ser devorado
aunque sea solamente un pez
y ella:una planta carnívora,
siete vidas.

Y la gente
con asombro
en la terraza de su azotea
exclamaban:

-!Un gato y un pescado,
mala cosa,
cosa mala!.

LAGARTO,LAGARTO.

2 comentarios:

  1. Tiene mérito poner a un bacalao en un poema y más aún si es tan fresco como el tuyo,el bacalao y el poema. Un gran beso, Llüisa.

    ResponderEliminar