domingo, 23 de septiembre de 2012

LA PRIMERA VEZ QUE HABLO DE TI SAN ELIAS.

En ocasiones la vida
da un par de crucificciones,
la mía en abril,
la tuya en julio.

Mi haspa me sumió
en una mancha de petróleo
de dos jornadas laborales.
¿Tu equis...?
la desconozco
nunca me cuentas nada,
quizá el traje negro del bautizo
sin la corbata nazarena,
unas horas...

Con un  balance de un año
he apurado mi columna
con noticias ausentes.

Y como canta M clan
vivo en una galaxia
y la nave...
¿Dónde me lleva?

Mi dolor...
Abrir demasiado el pastillero
en forma de poesía
con el efecto secundario
de marchitarme.

Sé que ese día
en un anuncio de contactos
envuelto con un círculo ruborizado
se convirtió nuestro encuentro.

Pero al mirarte de reojo
en el pasillo de refrigerados
no puedo evitar incendiar
todas las neveras de lácteos.

Consciente de que hielas
la métrica de los estantes
convirtiendo la salsa de tomate
en cúbitos hematíes.

Ay...
Como con las dos manos a la vez
y es contraproducente
beber de la piel de dos soberanos
ya que no se puedo ver las caras
de una misma moneda.

Ahora...
lo mejor, descolgarme de la cruz
y oler el yogur de coco
como si de una isla se tratase.




4 comentarios:

  1. Me han encantado las figuras del pastillero-hacer poesía y el del círculo ruborizado, aunque me alegra que optes por vivir tu presente real y de la sección de refrigerados te tomes lo que el cuerpo te pide. ¿cómo te va con el tercero en discordia?. Un beso

    ResponderEliminar
  2. jajajajaja Eva es poesía ,el tercero puede ser la lucha interna de uno mismo,entre la razón,el corazón y lo indeterminado...Besos

    ResponderEliminar
  3. En poesía todo queda perfecto, un placer visitare.Gracias por ser y estar.Un beso.

    ResponderEliminar