lunes, 30 de julio de 2012

NISPEROS



Sabíamos
que nuestra amnistía
era un panfleto.

Recuerdas...

el paseo bordando el mar,
tú en bicicleta pedaleabas la brisa
y andando subía yo a la cuesta de tus ojos.

Recuerdas...,
me enseñaste a distinguir entre el canto del cuco y de la tórtola
entre las zarzas y los nísperos celosos,
educando el caos de mi locura cuerda.

Recuerdas...
La tormenta nos presentó en medio de un naufragio,
menguando nuestra luna-balsa...

Por amor reniegas
y te has ahogado
para salvar
mi cuerpo del oleaje.

La conexión ha terminado.

No perdonas la traición.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario