domingo, 8 de julio de 2012

DOMADORA DE CIRCO




De diminuta quería ser domadora de circo,
llenaba de elefantes el comedor de la casa
y los hacía danzar con la música de una campanilla.

Ellos... perecieron,
y colmillos blancos fueron barrotes
para vivir en cautividad.

Quería con mi traje rosa de bailarina
y mi pértiga,
cruzar la línea hacia tu puerto.

Pero olvidé de tiza pintada estaba
y aunque cayera
siempre estabas tú
para remendar mis rasguños,
con besos naranjas y algún que otro limón.

Trapecistas de mercadillo,
vamos de pueblo en pueblo
riéndonos de todo,
viviendo de caramelos de fresa
y regaliz.

Cógeme de la mano,
durmamos como tantas noches
en el depósito de cadáveres
cada uno en su cámara.
Sabes...
esta noche me he equivocado,
y como una gata maullé
en la jaula de un títere sin cabeza.

Y fuí una tarta de chocolate
devorada por hormigas,
descubriendo que tienen alas
los ángeles y las cucarachas.

Yo,quise tener un circo
y fuí la bola del cañón
la pelota de las focas
y la nariz del Payaso.

Desnudo abres la ventana
y me arropas,
quise ser...
como tú:
Fakir de Almassora
pero las chinchetas
se clavaron en mi lengua
desangrándome
en iris de granadina.
Y ahora amigo abrázame
de verdad
que los abrazos del teléfono
son flores de muerto.



6 comentarios:

  1. Bueno, bueno, bueno... ¡Bienvenida al mundo bloguer!

    No tienes para enlazarte como seguidora, pero aquí estoy.

    ¡¡¡Besos grandes, guapa!!!

    ResponderEliminar